MARRAKECH-LA CIUDAD ROJA

especias marrakech

Hola a tod@s!!!

La semana pasada no publiqué ningún post, porque me encontraba de viaje. Un viaje maravilloso que os cuento ahora. Mi viaje a Marrakech.

Buscabamos un destino no muy lejano, pero que al mismo tiempo contrastara con nuestro día a día y que nos permitiera vivir experiencias diferentes y sobre todo lo que queríamos era poder recordar este viaje siempre.

Objetivo cumplido, después de menos de dos horas de vuelo llegamos al aeropuerto de Marrakech. Desde el primer minuto ya te das cuentas que es muy diferente a España. Hay un tráfico caótico donde se mezclan coches, motos, calesas, bicicletas, carritos con burro, de todo, con muy pocas señales de tráfico y he de decir que sólo vi un semáforo durante toda mi estancia allí.

Para alojarnos elegimos un RIAD, los cuales se encuentran el la Medina, la parte más antigua y céntrica de la ciudad y cuyo acceso no suele ser del todo fácil para los vehículos.

Nos bajamos en una plaza cercana a nuestro alojamiento, para realizar caminando el último tramo, y una avalancha de personas se acercaron a ofrecernos de todo, desde guías, collares, pedir limosna…… fue bastante abrumador.

Unos minutos después ya estábamos en nuestro RIAD, PALACIO DE LAS ESPECIAS, www.palaciodelasespecias.com, un pequeño paraíso que no puedo dejar de recomendaros.

Parece mentira que escondido entre las callejuelas de la Medina y tras una gran puerta de madera, aparezca este increíble edificio y con una decoración exquisita.

Te llama la atención la paz y tranquilidad que se respira en el ambiente, sin ningún ruido salvo la buenísima ambientación musical del propio RIAD.

Una preciosa piscina en medio del patio y una terraza en el ático del edificio completan a la perfección todo lo que se requiere para disfrutar de una estancia perfecta.

No puedo olvidar mencionar, que el trato que te dispensan en este tipo de establecimientos es totalmente personalizado, ya que al ser pocos los huéspedes, pueden dedicarte más tiempo y cubrir todas tus necesidades.

Uno de los mejores momentos del día era el desayuno, todavía se me hace la boca agua de recordarlo. Servido en mesa, con el camarero pendiente de ti en cada momento, te traían tu zumo de naranja recién exprimido, crepes y  especialidades marroquíes preparadas a diario y diferentes cada día, y los bizcochos y dulces típicos de los cuales podías disfrutar cuando quisieras. Un verdadero lujo.

Para visitar los monumentos o edificios mas emblemáticos contratamos el servicio de un guía, algo muy práctico si es la primera vez que vas a Marrakech, ya que en algunos momentos puede ser complicado orientarse en las laberínticas calles de la medina, aunque realmente perderse por ellas es parte de la diversión.

Las visitas obligadas en Marrakech son la Madraza Ben Yusuf, para disfrutar de su arquitectura y azulejos, así como visitar las habitaciones donde se hospedaban los estudiantes. El Palacio de la Bahía, antigua residencia real, donde se pueden ver las habitaciones destinadas al harem del visir. La Mellah, el laberíntico barrio judío. Las tumbas sadíes, donde se enterraba a la realeza y niños de la dinastía sadí. La mezquita Koutoubia y sus preciosos jardines. Esta mezquita es el símbolo espiritual y el punto de referencia de la ciudad, desde aquí, cinco veces al día se realiza la llamada a la oración.

Por último, imprescindible la visita a la Plaza Jemaa El Fna, en el corazón de la ciudad. Esta bulliciosa plaza es el punto de encuentro de visitantes, puedes ver a los encantadores de serpientes, bailarines, infinidad de puestos donde venden el riquísimo zumo de naranja, y por supuesto no te puedes marchar sin tomar algo en una de las terrazas que rodean la plaza y disfrutar de las vistas.

Otra parte de la ciudad que merece una visita es la parte nueva, se puede realizar un itinerario en calesa hasta el Jardín Majorelle, que está en la zona de Guéliz y luego regresar con un agradable paseo por la zona más moderna de la ciudad. Muy recomendable para cenar en LE COMPTOIR DARNA, donde disfrutamos de un espectáculo de danza del vientre.

Uno de los sitios que más me ha gustado, ha sido el Jardín Majorelle.

Es una especie de Jardín botánico y un lugar muy relajante. En el predomina el color azul brillante, combinado con amarillos, verdes y naranjas. Se convirtió en la residencia del diseñador Yves Saint Laurent, después de salvarlo de su desaparición y actualmente la calle donde se encuentra lleva el nombre del modisto.

Tiene un impresionante bosque de bambú, plantas exóticas, muchas variedades de cactus y fuentes.

La visita a Marrakech tampoco tendría sentido sin visitar sus famosos zocos.

Perderse por las callejuelas y entrando en todo tipo de tiendas, eso si regateando, algo agotador para mí. Disfrutar del colorido de los articulos que venden. Yo recomiendo comprar babuchas, té, collares, pulseras, cuencos y si te topas con zapaterías que hacen bailarinas a medida también comprar, tienen un cuero estupendo y se pueden conseguir un buen precio.

No se me olvida la gastronomía, algo especiada y con sabores muy intensos, a mí, personalmente lo que más me ha gustado ha sido el cuscus de cordero y el tajin de pollo con ciruelas. Después un rico té, servido en teteras plateadas preciosas y pequeños vasitos.

 

Espero que os haya gustado este paseo por Marrakech, yo he regresado encantada del viaje y seguramente repetiré.

Este post se lo dedico a las personas que me han acompañado en el viaje, sin ellas no habría sido lo mismo.

Besitos y nos vemos pronto!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

 

Contacto: happyfourties@gmail.com

Anuncios

Un pensamiento en “MARRAKECH-LA CIUDAD ROJA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s